miércoles, 13 de febrero de 2019

Reseña del libro “Microelectrónica. La crónica de la más grande revolución discreta del siglo XX”

 

Ignacio Mártil es Catedrático de Electrónica en la Facultad Complutense de Madrid. Los que leen de Público conocen bien sus contribuciones a este diario, con el que colabora ya hace cinco años, tanto desde el blog de econoNuestra, como desde el de el propio, “Un poco de ciencia, por favor”. En este último, ha anunciado las biografías de tres de los personajes principales primordiales de la historia que se detalla en este libro, los investigadores Wiliam Shockley, John Bardeen y Walter Brattain.

En el libro “Microelectrónica. La crónica de la más grande revolución discreta del siglo XX” confluyen dos propiedades de la personalidad del instructor Mártil: su pasión por el estudio y la exploración de esta forma como su afán por comunicar, afán que sus varios seguidores en las Redes Sociales conocen bien ya hace años. Así la lectura de su libro es una enorme oportunidad para comprender la evolución de la electrónica desde los primeros principios físicos hasta el avance de lo que dió lugar a nombrarse las tecnologías de la información y las comunicaciones. Todo ello con un hilo conductor histórico, en el que se resaltan los puntos más destacables de la vida y de los descubrimientos de los investigadores que han constituido esta historia.

Este libro cubre un vacío sustancial dentro de la literatura de divulgación puesto que, comunmente, estos temas de exploración y avance parecían restringidos a los profesionales. El instructor Mártil hace el esfuerzo de arrimar los entendimientos más punteros al enorme público, apartando miedos y recelos, y acercando a los que leen al tema por medio del disfrute de un estudio simple y natural, y no por esto falto de rigor científico y de respeto por la materia.

En este libro se examina qué son los semiconductores, cuál fué la crónica de los gadgets que han conducido al avance de la Microelectrónica y cómo ésta cambió nuestras vidas y marcado la evolución de la sociedad de la cual formamos parte científico-tecnológica. El instructor Mártil enseña en su libro cómo la crónica de la Física de los semiconductores es más la crónica de tareas perseverantes y tenaces que la de enormes ideas espectaculares, el reflejo de una era de organización y trabajo colaborativo en vez de protagonismos singulares e individualidad. De esta forma se describen las aportaciones colectivas y los logros de grupos de investigadores (físicos, químicos, ingenieros y tecnólogos) dentro de instituciones públicas y privadas que fueron motor de la Microelectrónica. El ejemplo más característico en este sentido nos lo cuenta el instructor Mártil al describirnos los hechos que brindaron lugar al nacimiento del transistor en los laboratorios Bell (centro de exploración de la popular compañía ATT, enorme de las telecomunicaciones de EEUU), en las navidades de 1947. Ese relato, verídica epopeya científica comparable al avance de la máquina de vapor, constituye uno de los hitos que el libro del instructor Mártil nos cuenta como si de una novela de intriga se tratara, habida cuenta de las adversidades a las que se confrontaron sus personajes principales y de las complejas relaciones personales que se establecieron entre ellos.

El libro se lee de forma sencilla por medio de la asistencia de varias figuras, tablas y esquemas. Las especificaciones se entremezclan con abundantes anécdotas y referencias históricas, lo que enriquece y hace muy amena la lectura. El planteo que ejecuta el creador no trivializa en conceptos que son escencialmente complejos sino que los lleva a cabo con un lenguaje alcanzable y comprensible para todo el mundo interesada. Contribuye por consiguiente una exclusiva perspectiva fría e ingeniosa de esta especialidad y el libro va a ser de gran impulso además para la formación de los alumnos apasionados por esta materia. Quienes se acerquen a este libro y conozcan la trayectoria divulgativa del instructor Mártil reconocerán su lenguaje didáctico y su entusiasmo por anunciar la Electrónica, la rama de la Física a la que dedica su historia académica ya hace ya bastantes años (el instructor Mártil se define a sí mismo como un “dinosaurio”, aunque no podría estar de más que hubiera bastante más de uno como él por nuestra fauna científica).